El que mucho abarca poco aprieta

el que mucho abarca.png

Entre el 8% y el 12 % de nosotros conseguiremos cumplir con (todos) los propósitos con los que iniciamos el nuevo año. Realmente, no son importantes estas cifras sino el porque no somos capaces de lograrlo y tiene mucho que ver el refrán con el que he titulado este post.

Al hacer la lista nos sentimos supermotivados, empezamos a escribiraquello parece más la lista de la compra que otra cosa. Intentamos cumplir con tantos propósitos a la vez que acabamos por agobiarnos y a la primera de cambio desistimos del intento.

Propósitos pequeños y realistas

La motivación al inicio del año la tenemos a tope, nos emocionamos pensando que vamos a conseguir todo lo que nos propongamos y nos ponemos unas metas tan ambiciosas que muchas son casi imposibles de lograr.

Es muy difícil mantener la motivación durante todo el tiempo que dura el proceso de consecución de ese objetivo o ese cambio de hábito que te has propuesto. Hay que ir poco a poco dividiendo ese objetivo en pequeñas metas y celebrando cada avance que nos acerque al mismo.

Pero, también hay que ser conscientes de qué queremos conseguir, pensar en por qué lo hacemos, qué pretendemos conseguir con ello, qué beneficios queremos que nos reporte. Qué satisfacción nos ofrece.

IMG_20170801_204353.jpg

 

No a los multipropósitos

Las cosas se complican cuando no solo nuestro propósito es demasiado grande, sino que además elegimos empezar varios al mismo tiempo. Ni te puedes centrar en una cosa ni en otra.

La consecución de un único objetivo lleva su tiempo, porque se trata de un proceso que tiene sus fases, imagínate si son varios los cambios a los que pretendes enfrentarte.

Por eso no hay más secreto (si es que lo hay) que ser más realistas con el tiempo que tenemos y con la energía que podemos dedicar a esas metas. Fijando pequeños objetivos que sean alcanzables y medibles.

Últimamente, estoy de lo más refranera pero no me diréis que el refrán que titula esta entrada no está acertado en este caso. Enfocarnos de forma simultánea en tantos objetivos o metas es un imposible. Además de una pérdida de tiempo y de energía.

En casi todas las listas  que hacemos aparecen cambios de hábitos o la incorporación de alguno nuevo para mejorar nuestra vida (comer mejor, leer más, hacer gimnasia,etc…). Como si fuera tan fácil cambiar varios hábitos a la vez. Céntrate en uno, los otros vendrán después. Ya hablamos de ello en 4 pasos para cambiar los malos hábitos en tu hogar.

IMG_20170801_195419.jpg

Construyendo tu sistema

Cuando nos marcamos un objetivo o una meta, a veces, se nos olvida que hay que trazar un plan para lograrlo. Un paso a paso diario con las indicaciones para llegar a tu meta personal. Con toda probabilidad este es uno de los fallos que cometemos la mayoría y que nos hace abandonar.

Cuando solo te enfocas en lo que quieres lograr, pero no en cómo lograrlo se hace complicado llegar a buen puerto con nuestro propósito. Cuando nos proponemos un cambio, hay que visualizarlo y medirlo en el tiempo.

Probablemente, uno de los impedimentos que hacen que no logremos nuestra meta es que no nos lo creemos ni nosotros mismos. Si no estamos convencidos de lo que estamos intentando comenzar es imposible que lo consigamos.

Muchas veces nos marcamos objetivos para los que no estamos para nada motivados o la motivación es tan pequeña que ni siquiera merece la pena que engrosen nuestra lista. Te hablé de esto en la entrada de estás preparada para reorganizar tu casa.

Yo solía ser de las que se marcaban un montón de objetivos y acababa frustrada conmigo misma porque no era capaz de lograrlos. Me sigue costando centrarme y se me va la mano con el boli al hacer mi lista de propósitos. Pero, al menos soy más consciente de que no puedo llegar a todo y que si no quiero fracasar debo centrarme en uno o dos objetivos a la vez. Cuando los haya logrado entonces paso al siguiente.

También , he aprendido que no pasa nada por no lograrlo y me ha enseñado que todo lleva su tiempo. Y a enfocarme en cambios que aunque pequeños me aporten mucho.

Pero ,sobre todo, que como bien dice la sabiduría popular:

Quien pretende realizar muchas cosas al mismo tiempo, no será capaz de hacer bien ninguna.

Cristina.Decoradora y organizadora de espacios.

Si eres suscriptor del Blog tienes descuento en asesoramiento sobre orden en casa.

Pregúntame sin compromiso en ordenyespacios@gmail.com.

Mis talleres de orden.

 ¡Descubre mi otro Blog!.

 

 

2 Replies to “El que mucho abarca poco aprieta”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s